Dron acuático

 

En los últimos años hemos visto una clara evolución y tendencia en auge sobre los drones. Aunque hasta ahora todo lo que conocemos del mundo dron sean los drones aéreos.

La empresa Robosea de Bejing se dio cuenta y se puso manos a la obra para diseñar un dron submarino biónico con el que poder recorrer el medio acuático, que hoy es toda una realidad.

Hablamos de BIKI, un robot inteligente con cuerpo de pez que hace que pase desapercibido entre la fauna marina y que permite que el usuario experimente  una sensación submarina única.

 

Podemos destacar que la calidad de los vídeos realizados por este dron son de alta calidad, ya que tiene una cámara 4k. Además de contar con un sensor que evita los obstáculos y un GPS, por si en algún momento se pierde la señal del aparato, para enviar su localización.

Por otro lado, el robot se puede controlar desde el móvil en todo el transcurso de la navegación, que puede durar entre 90 y 120 minutos.

Este invento es un gran avance ya que se puede llegar a lugares a los que el ser humano no puede llegar y bajar a profundidades impensables.

El proyecto se ha lanzado a través de la plataforma Kickstarter, en la que a día de hoy ha conseguido 150.000 dólares de financiación. Además, ofrece la posibilidad de comprar el dron a sus usuarios por menos de 600 dólares.

¡Esperemos que este gran avance tenga todo el apoyo y éxito que se merece!

Para los que quieran uno, id aquí  y podréis conseguir el primer dron bionico submarino! Pero no tardéis mucho, ¡porque se acabarán el 21 de julio!

I see faces

Seguro que a todos nos ha pasado alguna vez ir por cualquier lugar y, de repente, ver una cara en una sombra, en las nubes, en una mancha en el suelo…

Este fenómeno psicológico se denomina Pareidolia y consiste en ver formas reconocibles en estímulos aleatorios como objetos del día a día. En un semáforo, en el pomo de una puerta, en un electrodoméstico y en muchos objetos más.

Estas imágenes que podemos ver han sido recreadas por el artista Keith, un dibujante que se dio cuenta de que las personas no prestaban tanta atención a las caras que se podían formar en muebles o cafeteras, como él lo hacía.

Así que decidió convertir esas imágenes que veía en ilustraciones para que los demás entendieran un poco mejor su forma de ver del mundo. Cada ilustración muestra una imagen del objeto real y la ilustración que él hace de ese objeto y, además, una pequeña historia de ese personaje con el fin de que llegue a “cobrar vida”.