KIT DIGITAL

Todo lo que necesitas saber sobre el Kit Digital

El Kit Digital es un programa de ayudas del Ministerio de Asuntos económicos y transformación digital que se efectúa con el fondo del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España y financiado por el plan Europeo “Next Generation EU”, que tiene como con el objetivo de subvencionar la implantación de soluciones digitales que actualmente están disponibles en el mercado.

Este programa va dirigido a micropyme, pequeña empresa, o a autónomos, que dispongan del test de madurez digital y cumplan los requisitos que solicitan.

Los beneficiarios recibirán una ayuda económica en función de su tamaño, medida según el número de empleados. Las ayudas serán gestionadas por la entidad pública empresarial Red.es adscrita al Ministerio de asuntos económicos y de transformación digital.

Para poder solicitarlo será necesario seguir 3 pasos:

– Registrarse en la web de Accelera Pyme y completar el test.

– Consultar el catálogo de soluciones digitales.

– Pedir la ayuda Kit Digital en la sede electrónica completando los pasos.

Para utilizar el bono de forma correcta sólo es necesario tener claras qué actividades son las que se quieren desarrollar, acceder al catálogo de agentes digitalizadores y decidir con quién quieres desarrollar la solución digital.

Las actividades que se pueden incluir en este bono digital son las siguientes:

– Sitio web y presencia en línea

– Comercio electrónico

– Gestión de redes sociales

– Gestión de clientes

– Business Intelligence y analítica

– Servicios de oficina virtual

– Gestión de procesos

– Factura electrónica

– Comunicaciones seguras

– Ciberseguridad

Cada convocatoria determinará el segmento o segmentos de beneficiarios que podrán solicitar la correspondiente subvención pública. Estas ayudas serán gestionadas por la entidad pública empresarial Red.es.

castillo de Disney en Orlando

¡Que las empresas no hagan como Disney!

Si hemos conseguido una marca de prestigio, con un producto que está bien aceptado sea en el sector que sea, no nos equivoquemos pensando que tenemos la “gallina de los nuevos de oro” y que los clientes son estúpidos.

Seguro que el éxito habrá llegado del trabajo bien hecho, de pensar, realizar estudios previos, conocer el target, comunicar correctamente en los medios oportunos y trabajar unos materiales, soportes y servicios adecuados.

Pero entonces no pensemos que podemos eliminar todos estos pasos en una variante de ese producto porque “ya nos conocen y saben de nuestra calidad”, porqué si realmente no está a la misma altura… no solamente fracasará el nuevo producto, sino que perjudicará la marca en general.

Cuando hablamos de producción no hagamos como Disney

La comparativa la pongo con Disney y sus compras de las marcas Star Wars i Marvel.

Disney ha empezado a producir sin descanso distintos spin off, nuevos “universos”, ha rescatado personajes en teoría muertos, o ha realizado nuevas trilogías que han dejado a los seguidores… tristes….molestos, enfadados con la marca y artos de ella.

La última trilogía de Star wars, el spin off de Boba feth, el spin off de Locky (hermano de Thor), Visión y Estrella Escarlata o las llamadas “historias de Star wars”, (salvando la de Roge one)…el resultado son una buena entrada de dinero pero también el desconcierto y cansancio del público en la marca, y la pérdida de credibilidad de las franquicias.

La búsqueda de dinero y soluciones rápidas, saltándose los pasos correctos basando todo el éxito en la reputación de la marca existente, pueden llevar a una entrada de beneficios importantes en un primer balance, pero seguro que traerá problemas en poco tiempo. A partir de esto, solo hay dos salidas, repensarlo, tranquilizarse y volver al camino correcto, o seguir con una “patada hacia delante” y esperar que venga alguien con una mejor propuesta y nos adelante. Pero entonces el poder de reacción y solución será complejo.

«Joan Domènech – CEO de Agència Boxcom»

mujer del futuro con gafas de realidad virtual

El metaverso, la evolución de Internet

Últimamente no hemos parado de oír hablar del Metaverso, la evolución de internet. Especialmente desde que Mark Zuckerberg decidió cambiar el nombre de Facebook por Meta. Y es que son muchas las plataformas que están apostando fuerte por este concepto de mundo virtual, encabezadas por Facebook, Google, Nvidia o Microsoft. Pero, ¿qué es realmente lo del metaverso?

El metaverso es un mundo virtual al que podremos conectarnos mediante unos dispositivos que nos harán creer que estamos dentro y donde podremos interactuar con todos los elementos que aparezcan. ¿Has visto la película “The Surrogates” del mítico Bruce Willis? Pues si la ha visto hay que decir que se acerca bastante a la idea del metaverso que nos presenta Facebook. El cine y la literatura llevan unos años flirteando con esta idea que hoy empieza a tomar verdadera forma.

De hecho, los mundos virtuales no son algo nuevo, dentro del sector de los videojuegos podemos encontrar muchos. Pero la gran diferencia es que en los videojuegos nos plantean mundos de fantasía, donde puedes crearte un avatar o personaje y vivir aventuras de todo tipo a través del ordenador. Y el metaverso lo que plantea es una especie de realidad alternativa. Un espacio en el que podemos hacer las mismas cosas que hacemos hoy fuera de casa, pero sin movernos de la habitación.

El metaverso es pues un mundo virtual en el que podemos interactuar y que ha sido creado para asemejarse al máximo a nuestra realidad externa y al que podremos acceder a través de realidad virtual y realidad aumentada. Un universo paralelo que se contempla pueda ser completamente inmersivo a través de unas gafas de realidad virtual, similares a las actuales, y unos sensores para registrar nuestros movimientos que permitan a nuestro avatar hacer exactamente lo que estemos haciendo. Se prevé incluso que estos sensores puedan detectar nuestras expresiones faciales para que nuestro avatar pueda recrearnos con la máxima fidelidad.

¿Qué nos permite esta evolución?

El metaverso también quiere permitirnos una total libertad de creación. ¿Qué significa esto? Pues que nos permitirá poder recrear nuestro avatar con la máxima exactitud a nuestro físico o bien crear uno muy diferente a nuestro gusto (hacernos más altos, más guapos, con los ojos verdes o el cabello rosa si queremos). Y donde también podremos recrear los espacios (oficina, habitaciones, sala de reuniones, etc…) como mejor nos parezca. A gusto del consumidor.

Por el momento el metaverso es un concepto. Apenas las principales plataformas que están trabajando en ello, como Facebook, están creando los primeros conceptos e infraestructuras que nos lleven a un futuro en el que haya dispositivos que nos permitan llegar a él. Aún queda mucho para saber si se tratará del próximo gran salto evolutivo de internet o se quedará en nada.
De todas formas, se piensa ya en un buen puñado de oportunidades que nos puede ofrecer el metaverso… Como reuniones de trabajo en las que todos los participantes compartirán una misma oficina virtual conectándose desde su casa, sin tener que preocuparnos si nos hemos maquillado, si vamos en pijama o vamos despeinados, ya que lo que verá el resto de personas será nuestro avatar tal cual nosotros lo hayamos diseñado.

Pero podrá ir más allá… Se podrán crear negocios en el metaverso, como tiendas virtuales o incluso tener una economía propia con algún tipo de moneda virtual que pudiéramos comprar con nuestro dinero real. Y más aún, poder tener contacto con personas que físicamente están lejos de una forma más cercana y realista, ir a conciertos, salir de compras o trabajar. Las opciones… ilimitadas. En concreto, si la creación del metaverso sigue su curso, se prevé que el 50% de nuestras actividades se desarrollarán en el entorno del metaverso en 2025.

Y evidentemente, la publicidad no quedará al margen. Es un nicho con un gran atractivo para las principales marcas, especialmente de moda. Nike, Zara o Gucci ya se están posicionando en este nuevo mundo en el que ven un gran potencial de oportunidades. De hecho, el 70% de las grandes marcas tendrán presencia en el metaverso en los próximos 5 años.
Pero de momento el metaverso es una hoja en blanco por escribir. Veremos si Facebook se impone como metaverso frente al resto de plataformas que también presentarán sus propuestas y si consigue hacerlo accesible para todos. Porque su éxito dependerá precisamente de eso, de que todo el mundo podamos disfrutarlo.