La evolución de la web está íntimamente ligada a la evolución de la tecnología que la soporta y la hace posible.

Esta evolución web ha sufrido una transformación paralela a los cambios de las estrategias de marketing. Philip Kotler habla de tres estadios; de la web 1.0 a la web 3.0.

Inicialmente hablamos de las denominadas webs 1.0, construidas para lanzar información al gran público, basada en páginas estáticas, donde la audiencia no dispone de los medios necesarios para interactuar con el interlocutor. Son webs de lectura, siendo los usuarios consumidores de información. Paralelamente, en esta época el marketing se centraba en el producto desde el punto de vista del precio y la calidad, con un objetivo principal de vender, a un comprador masivo, donde el contenido de los mensajes se dirige a la mente del consumidor. Producir para vender.

Con la llegada del siglo XXI, se inicia una segunda etapa, la web 1.0 evoluciona hacia la web 2.0.: son webs estructuradas para ser leídas, pero también como una herramienta de comunicación bidireccional. Los usuarios web dejan de ser pasivos e interactúan a través de comentarios, recomendaciones … La audiencia puede escribir y generar contenidos, son webs de potencia visual, interactivas y dinámicas. Paralelamente, el marketing pasa a considerar al consumidor como un ser inteligente, extremadamente informado y experto. De la mano de la web 2.0 surgen las diferentes redes sociales que conocemos actualmente.

El objetivo principal de las estrategias de marketing durante esta etapa es el de la fidelización del cliente, entendida la fidelización como un camino a la venta, apelando al corazón del consumidor a través de la emoción. Producir para vender previo estudio de las necesidades de los clientes.

Hace unos años que comenzamos ya a hablar de la web 3.0, una tercera etapa de la historia “world wide web”. Hablamos ya de webs creadas para el contenido 100% dinámico y personalizado. Denominadas también webs semánticas, pretende individualizar la navegación a cada usuario, basándose en un lenguaje natural.

El marketing de nuestros tiempos ya no busca dirigirse directamente a la mente, o el corazón, quiere llegar al alma del consumidor para la generación de empatía, basado en valores sociales y medioambientales.

Hay quien habla también de esta web 3.0 como la web inteligente, ya que pretende ofrecer contenidos individualizados teniendo en cuenta gustos, preferencias o hábitos de los usuarios….

Y ¿cómo es posible? La inteligencia artificial, sistemas de control de voz, el resurgir del lenguaje natural tienen mucho que ver.

El gran reto: Lenguaje natural, hablar de tu a tu con los dispositivos.

La industria se esfuerza por conseguir que humanos y máquinas hablen el mismo lenguaje y se expresen por igual. Parece de ciencia ficción que las máquinas aprendan a contextualizar situaciones y expresiones. Parece de ciencia ficción que las máquinas aprendan a reconocer y entender un lenguaje natural, aquel que aprendemos desde pequeños a través de asociaciones. Parece de ciencia ficción que las máquinas aprendan a reconocer nuestras emociones y reaccionen a ellas.

Pero el camino está trazado. Tenemos ya asistentes artificiales como Siri, con lo que las nuevas generaciones crecen entendiendo como natural el hecho de hablar con sus dispositivos.

La definición básica de inteligencia artificial la podemos centrar en conseguir máquinas capaces de realizar acciones con la inteligencia propia de los humanos.

Machine Learning

En el ámbito worldwideweb, se está trabajando bajo el prisma del Machine Learning desarrollando las técnicas que permitan a las máquinas “aprender “ el lenguaje humano.

Estas técnicas se basarán en grandes bases de datos (el famoso Big Data). Desarrollar la tecnología que permita a los dispositivos imitar los procesos de toma de decisión que guía a los humanos y entender órdenes de la manera más humana posible.

Las previsiones indican que no será hasta dentro de unos 10 o 15 años cuando veremos asistentes virtuales capaces de comprender las necesidades más profundas del gran público.

Desde el punto de vista del marketing ¿que nos ofrece y nos podrá ofrecer la inteligencia artificial?

El desarrollo de técnicas de inteligencia artificial nos va a permitir llegar a la audiencia a través de las emociones; generar clientes emocionalmente comprometidos con las marcas.

Podremos ofrecer experiencias únicas (ya que sabremos sus gustos y expectativas), el momento más oportuno para lanzar un mensaje, a través de qué canales, y todo esto de manera individualizada y automatizada. Ya no hablaremos de grupos, sino de personas. La panacea, en un entorno donde infinidad de marcas están compitiendo por la atención del usuario, la personalización y el manejo de estas nuevas tecnologías serán la clave de su éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *