CUANDO ESTAR ES SINÓNIMO DE EXISTIR, PERO EXISTIR NO ES LO MISMO QUE ESTAR
Que las redes sociales son una fuente de negocios para las empresas es una evidencia que ya nadie debería discutir.

El volumen de usuarios y las tendencias de uso de las redes sociales obliga a las empresas a incluir dentro de sus planificaciones generales de comunicación una vinculación directa entre las estrategias online / offline, independientemente de su estructura, tamaño o producto/servicio que ofrezcan.

En muchas ocasiones, se tiende a planificar las estrategias de contenidos online como si fueses un ente diferenciado de la estrategia global de la empresa. Y este es un grave error, ya que sin una vinculación online / offline estamos perdiendo audiencias, canales de transmisión de mensajes, coherencias comunicativas y sinergias que nos pueden reportar grandes beneficios.

Pero, ¿Qué está pasando con las redes sociales? ¿Por qué es tan importante contar con un plan social media? Y ¿Por qué es tan importante que la estrategia social media esté estrechamente ligada a los objetivos generales de la empresa?

Una de las respuestas la encontramos en el volumen de usuarios activos presentes en estas plataformas sociales. Veamos unas pequeñas pinceladas para hacernos una idea de la dimensión del negocio. Según datos del “Estudio e-commerce 2018 de IAB Spain” (Asociación que representa al sector de la publicidad y la comunicación digital en España),  actualmente un 85% de los internautas españoles de entre 16-65 años utilizan Redes Sociales, lo que representa más de 25.5 millones de usuarios en nuestro país (en 2009 hablábamos de un uso del 51%) , y se estima que el 18% de estos 25,5 millones de usuarios utilizan las redes para seguir a las marcas y realizar sus compras, por lo tanto, las redes se elevan al nivel de influenciadores de compra.

En cuanto al uso de las plataformas, a nivel global vemos como YouTube cuenta con más de 1.500 millones de usuarios activos en un mes (el vídeo como contenido), Instagram con más de 800 millones de usuarios activos en un mes (hablábamos de 400 millones hace tan solo 2 años) o Twitter cuenta con más 320 millones de usuarios activos en un mes.

Así que, a día de hoy, es indudable que las empresas deben estar presentes y, más allá, deben saber utilizar estas herramientas para incorporarlas adecuadamente a sus líneas estratégicas de negocio. Hoy en día, la idea de “si no estás, no existes”, cobra más fuerza que nunca.

No es lo mismo estar que existir

Pero una cosa es quien está, y otra es cómo llegar a ellos.

Estar por estar, sin una estrategia clara,  basada en objetivos particulares acordes a los objetivos generales de la empresa, nos evoca al fracaso y al escepticismo, minimizando el poder de las redes.

Para saber estar, aparte de saber segmentar, dirigir el mensaje y crear contenidos adecuados, debemos estar alerta de las tendencias de uso de estas redes sociales, que, al igual que los usuarios, no son fijas, ni mucho menos.  Todo cambia y todo está en movimiento constante en el mundo social. Veamos algunas de las tendencias  

Uso de microinfluencers:  los nuevos fenómenos sociales

Las empresas siguen centrando su atención en las personas con cierta influencia (líderes), en lugar de dirigir esfuerzos directos sobre el conjunto del mercado objetivo .

La tendencia es trabajar con estos microinfluencers con el objetivo de aumentar la visibilidad de la marca en redes. Se trata de segmentar segmentando; buscar el usuario que nos va a dar su voz directa hacia nuestro publico objetivo final.

Y ya no hablamos de grandes “celebrities”, sino de localizar de entre nuestro público aquellos que son capaces de transmitir el mensaje, porque son embajadores de marca natos, ya que acostumbran a ser fieles seguidores, son activos y tienen la capacidad de comunicar con nuestro público de una manera cercana y próxima.

La escucha social, el arte de saber escuchar.

Se trata de estar atentos, monitorizar las redes para saber qué dicen y cómo lo dicen, y así poder adaptar y moldear nuestras estrategias de social media.

Será clave para las empresas seguir esta tendencia que se irá imponiendo durante el próximo año. Porque las empresas han visto, por fin, que es tan importante comunicar como saber escuchar.

Planificamos minuciosamente cada palabra e imagen que compartimos. El contenido de nuestros mensajes es realmente importante ya que una vez lanzado, está expuesto a millones de personas.

Pero si importante es este contenido, no menos importante es analizar cómo la audiencia lo recibe. Sin este “feedback”, las empresas se están lanzando a una piscina que muy probablemente no tenga agua. El hecho de planificar una estrategia como un dossier rígido e intocable, donde los cambios no están permitidos, supondrá una vía directa al fracaso.

Las estrategias de contenidos deben poder ser moldeables, en función de las necesidades de la escucha activa.  La monitorización de las cuentas se convierte ya en una herramienta indispensable del día a día del social media.

El vídeo es el rey

Incorporar el vídeo a la estrategia de contenidos se ha convertido durante este 2018 en una tendencia al alza, que seguirá pisando fuerte durante el 2019.

Desde la perspectiva social media, hablamos de la realización de vídeos aptos para ser compartidos a través de las redes. Y ¿Qué es lo que hace que este formato de contenido se esté convirtiendo en una tendencia al alza?

Volvemos a los datos para encontrar la respuesta; hablamos ya de que un usuario medio consume 40 minutos de vídeos en YouTube desde su móvil cada vez que inicia una sesión.

Esto supone un incremento del 50 % respecto al 2017 / 2018, y se prevé que el tráfico de datos de móvil se multiplicará por 7 gracias a los vídeos.

Y es que la realidad es que el usuario está dejando de comunicar escribiendo, decantándose por la voz o el formato vídeo y, si el vídeo es un directo, mucho mejor.

Se estima que hacia el 2020 el 80% de todo el tráfico de Internet será en formato vídeo. A ello contribuirá las constantes actualizaciones de las diferentes plataformas potenciando el “live” y la facilidad para ser compartidos, el surgimiento de nuevas apps fáciles de utilizar y al alcance de cualquiera.

Diferentes informes del sector avistan ya que este tipo de contenidos suponen para las empresas un aumento del engagement de la marca y una mejora en el SEO. Que el uso de un “live video” obtiene hasta diez veces más comentarios que un vídeo tradicional y que en la actualidad YouTube es ya el segundo motor de búsqueda más usado en el mundo.

Analizando estos datos, parece evidente que todas las empresas deben plantearse con seriedad y  rigor estar presentes en las redes sociales, con una estrategia marcada por los objetivos reales, alcanzables y medibles, porque estar hay que estar, pero hay que saber estar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *