Los hábitos de compra han cambiado mucho en los últimos años. Ya no nos parece extraño comprar a través de una pantalla y, de hecho, se está convirtiendo – cada vez más – en el modo de compra habitual de muchos. Sin embargo, el comercio electrónico está muy lejos aún de alcanzar su punto álgido y es que todavía le queda mucho terreno por conquistar.

En España, el crecimiento del comercio electrónico también se ha notado considerablemente. De hecho, las transacciones de productos y servicios online alcanzaron una facturación de casi 25 millones de euros en 2016, un 21% más que el año anterior. Y la tendencia no fue a la baja ni en 2017 ni los meses que llevamos de 2018 sino todo lo contrario. Según diversos estudios, el e-commerce supondrá más del 15% del comercio mundial en 2021. De hecho, se han multiplicado por 3 las cifras de facturación entre 2014 y 2021.

El sector turístico, líder indiscutible

El sector turístico sigue siendo el que más crece. De acuerdo con los resultados de La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNCM) ha logrado obtener el 15,6% de la facturación total del tercer trimestre de 2017. El transporte aéreo coge la segunda posición con un porcentaje de volumen de negocio de casi el 10% y la moda se posiciona justo detrás con un 5,1%.

ecommerce grafica

Fuente: CNMC

 

Las cifras muestran una rápida tendencia al alza. Pero aunque parezca que el e-commerce ya está en todas partes, lo cierto es que quedan aún muchos escenarios donde llegar. Esto significa que las empresas que dediquen toda o parte de su producción al comercio online aún pueden crecer más y por tanto asumir más cuota de mercado.

En España, una de cada 4 pymes venden sus productos online y el año pasado las ventas de pequeñas y medianas empresas a través del canal electrónico aumentaron más que las ventas en tiendas que sólo contaban con un espacio físico. Estos datos se desprenden del informe «Las pymes españolas en el ámbito online», realizado por la plataforma de comercio electrónico Ebay. El estudio muestra una tendencia positiva hacia esta digitalización de las pymes y es que todo el mundo está de acuerdo en que lejos de ser una tendencia a la baja, aún nos queda mucho por ver (y comprar) en el mundo online.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *