Sin lugar a dudas la situación actual ha provocado muchos cambios y transformaciones que ya han afectado y seguirán afectando a todos los sectores empresariales. Y el sector de las ferias nacionales e internacionales no es una excepción…y, contrariamente a los que muchos estaréis pensando, la excepción, en este caso, es positiva

Si se me permite la broma, el mío no va a ser un comentario “de economista”… de aquellos que no saben decir lo que pasará, dudan de lo que está pasando y dan su opinión clara, sin tapujos y nombrando a los culpables, cuando ya ha pasado. Y es que mi opinión sobre el futuro de las ferias es totalmente esperanzador.

Esta etapa que estamos viviendo, no destacará por lo que hemos descubierto a nivel tecnológico, teletrabajo, movilidad o comunicación publicitaria. Esta etapa destacará, en todo caso, por una democratización tecnológica; por la cantidad de gente a la que han llegado estos conocimientos y por quienes habrán probado los sistemas, propuestas y acciones de manera directa por primera vez.

Todas las empresas (pongamos 90%) han realizado video llamadas con reuniones de 2 a 15 personas, trabajadores y empresarios montando un despacho en casa, creado contenidos de manera plural y virtual, y todo gracias a medios que ya tenían, pero no utilizaban en su totalidad. Y es que el conocimiento global permitirá una aceptación global de la tecnología y sus procedimientos en muchos sectores, y esto es positivo, muy positivo.
Inevitablemente ha traído consigo menos viajes de negocios entre países o ciudades para reuniones de 2 horas, menos metros, menos coches, en definitiva, menos horas perdidas.

Y todo esto ha provocado y provocará, inexcusablemente, una serie de beneficios globales. Hablo de mejoras en el medioambiente, ahorro empresarial o una conciliación trabajo-hogar más eficiente… por citar las más relevantes. Pero también nos ha dejado y dejará un contacto humano nulo. Encuentros necesarios muchas veces, no solo para cerrar tratos, sino para mantener ese vinculo personal entre proveedor-cliente que convierte el tándem en un equipo seguro, fiable y de confianza.

Por lo tanto, si ahora cambia el paradigma del día a día en las relaciones personales para hacerlas más eficaces en todos los sentidos… ¿Dónde y cuándo se podrán realizar esos momentos necesarios de contacto humano?

Efectivamente, las ferias se convertirán aun más en el auténtico “meeting point” para las empresas y sus clientes. Si antes ya eran no solo un espacio de conocimientos y novedades, sino un espacio de encuentro, a partir de ahora será el espacio indispensable donde asistir para ver, comentar y saludar a todas esas personas a las que solo veremos a través de una pantalla durante la mayor parte del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *